Art Deco

Para referirse al Art Decó es preciso remontarse a las décadas entre 1920 y 1940, específicamente al período entre guerras, cuya influencia se extiendió hasta los años 50 en algunos países.

Desarrollado en la capital francesa y posteriormente cultivado en Hollywood como el estilo de las estrellas, constituyó durante años el símbolo del glamour. No fue hasta 1925 cuando a partir de la Exposición Internacional de París se le denominó por vez primera “Art Decó”.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Un acercamiento general al estilo permite definirlo como un amplio movimiento que inundó todas las disciplinas artísticas con estupendos ejemplos de mobiliario, interiores, pintura, joyas, moda, cerámica, artes gráficas y arquitectura. Esta última tiene vivos exponentes en la capital de “La Perla de las Antillas”.

Art Decó en La Habana

La historia destaca al periodo comprendido entre 1923 y 1940 como crucial en el desarrollo del Arte Decó en Cuba. Se le atribuye a la búsqueda de una nueva identidad con el fin del colonialismo español y la intensa influencia norteamericana del momento, donde ese movimiento artístico resplandecía en las ciudades de New York y Chicago, fundamentalmente.

Desde su llegada a la isla antillana se manifestó, entre otras expresiones, en la plástica vanguardista, la joyería y el diseño gráfico de las portadas en diversas publicaciones periódicas.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Fue identificado como la primera expresión de la arquitectura moderna asumida en Cuba a partir de 1927 y en el caso de La Habana los edificios de apartamentos fueron los más favorecidos. Más allá del valor cultural, histórico y estético, su legado se refuerza, según especialistas, en la solución volumétrico – espacial como garantía de la calidad ambiental interior.

Cines, teatros, edificios corporativos y hospitales constituyen inmuebles erigidos bajo el estilo Art Decó en La Habana; huella imperecedera de su llegada a Cuba.

Así resaltan, entre otros, los edificios Bacardí y López Serrano, el hospital materno América Arias y los teatros América y Fausto, entre muchos otros.

Edificio Bacardí

Considerada la obra maestra del Art Decó en La Habana, su inauguración se remonta a diciembre de 1930 patrocinado por la compañía de ron Bacardí.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Sus proyectistas fueron Esteban Rodríguez Castells y Rafael Fernández Ruenes en cuyo diseño predomina la simetría en la fachada principal, la verticalidad y el remate escalonado con una torre mirador sobre el volumen principal. Sobresale, también, la rica ornamentación manifiesta en sus terminaciones y detalles.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Ubicado en La Habana Vieja, en la avenida de Bélgica entre las calles Empedrado y San Juan de Dios, funciona en la actualidad como centro de negocios. Adornado con azulejos y mosaicos de colores, su decoración proviene del modernismo catalán que aporta un efecto cromático singular.

Edifico López Serrano

Aunque el inmueble precisa una pronta reparación, es innegable el valor arquitectónico como exponente del Art Decó habanero, imprimiéndole los cuerpos entrantes y salientes que facilitan la ventilación e iluminación de sus apartamentos.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Ubicado en calle L, esquina a 13, en el Vedado, cuentan que fue diseñado por los arquitectos Ricardo Mira y Miguel Rosich y que se le consideró el edificio más alto de la capital cubana hasta la construcción del FOCSA y del Habana Hilton, hoy Habana Libre Tryp.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Su construcción data de 1932 y tuvo como promotor al presidente del Hotel Comodoro, José Antonio López Serrano. Resalta en la historia de la arquitectura nacional como el primer rascacielos de la capital cubana. Para sorpresa de muchos, algunos apartamentos conservan el mobiliario Art Decó original de la época, un detalle que atrae a miles de seguidores del peculiar estilo.

Hospital materno América Arias

El proyecto corresponde a los arquitectos Govantes y Cabarrocas y se destaca por ocupar toda una manzana desde el año 1930, en el municipio habanero de Marianao.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

El énfasis en la verticalidad está dado por la presencia de una trama de franjas verticales que asemejan columnatas y ventanas dispuestas en esa misma orientación.

La fachada con revestimientos en base a morteros y varios tipos de ladrillos, las inscripciones, los detalles escultóricos y trabajos con molduras, conforman en su conjunto el estilo Art Decó de la edificación.

Teatro América

Su inauguración se remonta al 19 de marzo de 1941 proyectado desde la década de 1930 por los arquitectos Pascual de Rojas y Fernando Martínez Campos. Resultó entonces todo un conjunto residencial y comercial que albergaba restaurantes, tiendas, cines, oficinas y viviendas.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

Teniendo en cuenta la época en que se construyó, se le reconoce una marcada influencia norteamericana. Hay quienes destacan referencias obvias al Rockefeller Center, de New York, así como al Radio City Music Hall, desde el punto de vista de su asombroso interior.

Desde su época de esplendor en los años 40 no ha variado su funcionalidad. Localizado en la calle Galeano entre Concordia y Neptuno, en Centro Habana, sigue acogiendo a una variada programación teatral, danzaria y musical.

Transeúntes y visitantes detienen su mirada ante la majestuosidad de esta construcción emblemática del Art Decó en nuestra “ciudad maravilla”.

Teatro Fausto

El estilo se hace evidente en su fachada sencilla con patrones verticales por encima de la entrada, flanqueada por los perfiles horizontales. También se manifiesta en su revestimiento con cemento blanco y polvo de piedra, la decoración con bajorrelieves de diseños florales simplificados y formas geométricas propias del movimiento.

Art Decó en La Habana, un estilo omnipresente

El piso del vestíbulo y las escaleras que dan acceso a los balcones destacan por su elaborada belleza. Sus barandas también están impresas por la armoniosa línea decó.

A este cine teatro inaugurado en 1938, lo publicitaron desde la imagen constructiva con una referencia directa a la Modernidad y el séptimo arte. En 1941 obtuvo “Medalla de Oro” en el concurso del Colegio de Arquitectos, creado a iniciativa de Horacio Navarrete para premiar a los arquitectos que realizaran obras de carácter genial en determinado momento.

Detener la mirada

Transitar por las calles habaneras obliga a capitalinos y visitantes a detener la mirada ante diversas construcciones. Algunas de ellas llevan implícito los rasgos distintivos del Art Decó y contribuyen a la multiplicidad arquitectónica que caracteriza a esa ciudad caribeña.

Acercarse y admirar esos inmuebles es una excelente opción para el encuentro propicio con la historia y la arquitectura de la capital cubana.